EntrevistaNúmero 16

Entrevista a Raül Blanco Díaz

0

Raül Blanco Díaz
Secretario General de Industria y de la PyME

Licenciado en Economía (1999) y Postgrado en desarrollo Local y Regional (2001) por la Universidad de Barcelona. Inició su carrera profesional en el ámbito público en la Generalitat de Cataluña, donde desarrolló diversos cargos en materia de industria, innovación y promoción económica. Estos cargos los ha simultaneado con una labor docente como profesor de economía aplicada en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona y en la Universidad Rovira i Virgili.  En junio de 2018 asumió el cargo de Secretario General de Industria y PyME.

Tiene fama de ser una persona infatigable, que afronta los retos con “un espíritu rockero”, – véase la negociación de Alcoa -, escuchando, compartiendo, negociando y con gran convicción. Desde su nombramiento como Secretario General de Industria se ha comprometido a hacer visible y relanzar la metrología nacional.

Raül Blanco Díaz nos recibe en su despacho de la planta once del complejo ministerial de Cuzco, de Madrid, con una amplia sonrisa e irradiando energía.

Como Presidente, del Centro Español de Metrología, es conocedor de la contribución de la metrología a la sociedad y específicamente de su necesidad en la industria, pero antes de llegar a este cargo ¿cuál era su percepción sobre esta ciencia? Ahora, ¿qué es para usted la metrología? ¿Nos la puede definir de una forma sencilla y didáctica?

Pues, en efecto, en los ya dos años que llevo al frente de la Secretaría General de Industria y, por tanto, como Presidente del CEM, ha cambiado mucho mi percepción de la metrología. Es más, puedo decir que he empezado a conocerla en profundidad y a darme cuenta de su vital importancia para la sociedad en su conjunto y, especialmente, para el tejido productivo y económico del país.  La metrología es fundamental para controlar los parámetros de producción y mejorar la calidad de los productos, disminuyendo las pérdidas por defectos en las líneas de producción, aumentando de esta forma la competitividad de las industrias y facilitando la intercambiabilidad y la fabricación especializada en un mercado global. También es un elemento muy útil en la optimización de los procesos para la mejora de la eficiencia energética. Se estima que el coste de las medidas en la industria supone el 15 % del coste de producción.

Nuestra capacidad de medición define los límites y posibilidades del desarrollo industrial. La única forma posible de llevar a cabo una producción sostenible, controlada con garantía de calidad y con posibilidades de mejora es mediante la metrología.

La ciudadanía no es consciente de que cada vez que abre el grifo de casa, enciende una luz o, simplemente, va a repostar su vehículo, está haciendo uso de la metrología.

A día de hoy, podría decirle, de una manera fácilmente comprensible por el ciudadano de a pie, que la metrología es la disciplina científico-técnica que garantiza que las transacciones comerciales son justas y que además contribuye de forma esencial a la salud y seguridad de los ciudadanos. Por ejemplo, gracias a la metrología podemos estar seguros de que si queremos comprar un kilo de filetes, ese es el peso que compramos, que si nuestra compañía eléctrica nos factura un determinado consumo de kilovatios, es que realmente hemos hecho uso de esos kilovatios, o que si nos ponen una multa por exceso de velocidad es que hemos superado la velocidad permitida. Porque la metrología es eso: medir y garantizar que la medición es correcta y fiable.  La metrología supone una parte vital de la actividad diaria de la sociedad.

Porque la metrología es eso: medir y garantizar que la medición es correcta y fiable.  La metrología supone una parte vital de la actividad diaria de la sociedad.

La visibilidad de la metrología, como bien ha experimentado usted, es escasa para el ciudadano, aun estando presente en todos los actos de su vida cotidiana. ¿Cree que sería necesario hacerla más visible y, en su caso, cómo?

Totalmente de acuerdo con esa percepción. Esto lo expresa muy gráficamente el Prof. Carlos Enrique Granados en su historia de la metrología “El papel de la metrología en el progreso humano es invasivo, pero discreto hasta el punto de que puede pasar tan desapercibido como la necesidad de un ambiente respirable para la inmensa mayoría de las especies vivientes”.

La Metrología es probablemente la ciencia más antigua del mundo (> 5000 años) y aún hoy en día, pocos de nosotros conocemos la relevancia de esta ciencia y su incidencia en la economía y la sociedad.

La Metrología es probablemente la ciencia más antigua del mundo (> 5000 años) y aún hoy en día, pocos de nosotros conocemos la relevancia de esta ciencia y su incidencia en la economía y la sociedad. El ciudadano, muchas veces, no dispone, por diversos motivos, de las evidencias para alcanzar a comprender el grado de importancia que una buena infraestructura metrológica tiene. En este sentido, es encomiable la labor del CEM en materia de concienciación y de divulgación en la sociedad. Como ejemplo, me gustaría destacar las actividades que, en el marco del último Congreso Español de Metrología, se organizaron para los niños y jóvenes, con un marcado acento lúdico, pero que permiten introducirles en el mundo de la metrología. Y ese es el camino a seguir: divulgación y concienciación desde las edades más tempranas. Además, será algo que ayudará a despertar vocaciones que alimenten la generación de una masa crítica nacional de expertos y estudiosos en la materia.

Y también hay que profundizar en los mecanismos de colaboración con otras entidades universitarias y científicas que permitan diseminar, mucho más profundamente, la importancia de la metrología para la sociedad. Otro ejemplo claro lo constituye esta revista electrónica, con un gran número de lectores en todos los continentes.

Según su experiencia, ¿Cuáles son los objetivos y grandes retos actuales en metrología que deben afrontar los Estados y cómo está preparado nuestro país para hacer frente a los mismos?

Si estudiamos la historia y nos centramos en los periodos de grandes evoluciones y revoluciones podemos ver que el progreso de la ciencia siempre ha estado íntimamente ligado a los avances en la capacidad de medición. Concretamente, desde los tiempos de Galileo y su “Ciencia Nueva”, metrología y ciencia comienzan su evolución en paralelo. Esto quiere decir que las actuales revoluciones, como la industria 4.0 o la 2ª revolución cuántica, requieren de desarrollos en metrología acordes con ellas.

La metrología cuántica y la vinculada a los procesos de digitalización de la industria, sin lugar a dudas son los dos grandes ámbitos sobre los que debe pivotar cualquier acción de futuro.

La metrología cuántica y la vinculada a los procesos de digitalización de la industria, sin lugar a dudas son los dos grandes ámbitos sobre los que debe pivotar cualquier acción de futuro. Los próximos años van a estar marcados por una aceleración del proceso de digitalización de la economía y, particularmente, de la industria, que siempre ha sido el sector impulsor de las innovaciones tecnológicas que han abanderado el progreso mundial.

La hoja de ruta de la Unión Europea, a través de la iniciativa Flagship, presenta una estrategia ambiciosa para establecer las bases de una industria cuántica de clase mundial en Europa. Como he dicho antes, toda nueva revolución tecnológica necesita una nueva metrología para validar, verificar y certificar los nuevos desarrollos en esta área, que está creciendo a gran velocidad en los países más avanzados. La Metrología Cuántica está llamada a ser uno de los avances más inmediatos dentro de las tecnologías cuánticas, cuya importancia y valor se transmitirá al resto de tecnologías que están por venir. La apuesta por las tecnologías cuánticas ha dejado de ser una visión o una apuesta de futuro, pasando a ser una realidad de urgente asimilación e implantación.

El CEM junto con otras organizaciones debe liderar a nivel nacional el desarrollo de una metrología cuántica que apoye a la industria en su capacidad para ensayar nuevos prototipos y productos basados en las tecnologías cuánticas.

La metrología ha de ayudar a solventar los retos globales a que se enfrenta la sociedad como son la protección del medioambiente, los diagnósticos clínicos fiables, y la generación, transporte y utilización de energías limpias y eficientes, entre otros.

Asimismo, la metrología ha de ayudar a solventar los retos globales a que se enfrenta la sociedad como son la protección del medioambiente, los diagnósticos clínicos fiables, y la generación, transporte y utilización de energías limpias y eficientes, entre otros. Todo ello requiere nuevas tecnologías y procedimientos de medida que dispongan de trazabilidad metrológica y sean universalmente reconocidos. Además, la metrología es una herramienta habilitadora que contribuye al cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Los indicadores de la I+D en España, así como el nivel de digitalización de nuestras empresas muestran que nuestro tejido investigador e industrial está preparado para afrontar estos retos con garantías de éxito.

La crisis del COVID-19 nos está golpeando muy duramente, España, así como otros países del mundo, atraviesa uno de los momentos más complicados de su historia, lo que va a determinar el futuro en muchos ámbitos, entre ellos el económico. ¿Afectará esta crisis a las inversiones en metrología, necesarias para que nuestro país pueda enfrentarse a los retos a los que usted hacía referencia? 

El impacto de la crisis sanitaria está siendo muy profundo en la economía. Pero, a diferencia de lo ocurrido en la última gran crisis de 2008, el impacto de esta es simétrico y ha afectado a todos los países por igual, aunque bien es cierto que las herramientas de unos y otros para poder enfrentarla no son las mismas. Por ello, desde España estamos proponiendo un gran pacto por la reconstrucción que contemple todos los sectores y que se base en un impulso transformador que no se centre en las soluciones tradicionales, sino en fuertes inversiones y compromisos en aquellos sectores fuertemente tractores de la recuperación y la transformación de la economía. Y ahí la industria va a jugar un papel fundamental y, por consiguiente, la metrología como habilitadora de esa transformación. Por ello espero que las inversiones en metrología no sólo no se reduzcan, sino que se incrementen en la medida adecuada.

Sin lugar a dudas los recursos van a ser escasos, puesto que serán muchos los frentes a cubrir, ¿cómo se podría atraer la financiación privada a la metrología, de manera que se complementara la pública, reforzando al mismo tiempo la posición competitiva de nuestras empresas? 

La colaboración público-privada es un elemento que tenemos que impulsar mucho más allá de lo que ahora está presente en nuestra forma de abordar las cosas.

Este es un tema especialmente relevante que, sin duda alguna, tenemos que desarrollar en nuestro país. La colaboración público-privada es un elemento que tenemos que impulsar mucho más allá de lo que ahora está presente en nuestra forma de abordar las cosas. Y es algo que afecta, también, a la metrología. Y el papel del CEM en este sentido tiene que ser central, concienciando a las empresas sobre la importancia que tiene para la calidad de su oferta y su posicionamiento competitivo contar con una buena base metrológica, tanto de su propia producción como de todos los eslabones aguas arriba de su cadena de valor.

Ya hay en marcha algunos proyectos cuyo objetivo prioritario es una aplicación directa en el mercado, en sectores como el de la gran distribución y todo lo relacionado con el control metrológico de sus aparatos. Y esa es la orientación en la que debemos ir: empresas tractoras que consigan arrastrar a un gran número de empresas de sus cadenas de valor, con acompañamiento público.

Siguiendo en el ámbito empresarial, ¿Cree que la empresa española tiene la suficiente capacidad de I+D+i y flexibilidad para anticiparse a las oportunidades de mercado en un panorama de crisis profunda, cuál podría ser entonces el papel de la metrología y específicamente del CEM?

El papel del CEM tiene que ser de aglutinador y articulador de grandes alianzas empresariales tractoras de subsectores completos de la industria y la economía en general. Las empresas españolas se caracterizan por ser fuertemente innovadoras en el ámbito de los procesos, si bien es cierto que en la innovación tecnológica y de producto tienen un amplio margen de mejora. Pero cabe recordar en este punto que el sector industrial es principal agente innovador en España y es la palanca que impulsa al resto de las actividades de I+D, que están más vinculadas al ámbito científico que al empresarial, por lo que se deben mejorar los mecanismos de transferencia del conocimiento para que la llegada al mercado de productos y servicios novedosos se produzca con mayor asiduidad y rapidez. Y ahí debe estar, entre otros, el CEM, como catalizador de esa transferencia y generador de nuevas innovaciones metrológicas.

¿Qué papel debe jugar la Infraestructura de la Calidad Española?. ¿Cómo podemos reforzar la cooperación entre metrología, normalización y acreditación para ayudar a nuestro tejido empresarial frente a esta crisis?

La infraestructura de la calidad es necesaria para el funcionamiento eficaz de los mercados nacionales, y su reconocimiento internacional. Garantiza que los productos y servicios cumplen con normas nacionales e internacionales. La disponibilidad de dicho sistema es un requisito previo para el acceso de las empresas al mercado de forma competitiva.

Los exportadores cuyos productos deben cumplir con los requisitos del mercado, tienen que demostrar su cumplimiento teniendo acceso a los procedimientos de evaluación de la conformidad reconocidos internacionalmente (normas, guías, …), incluidos ensayos, certificaciones e inspecciones, realizados por organismos a su vez acreditados y reconocidos y las medidas realizadas por los mismos han de ser reproducibles y fiables, con trazabilidad al SI.

La infraestructura de la calidad está conformada por tres instituciones clave que deben trabajar conjuntamente para dar soporte al desarrollo industrial de España: la Asociación Española de Normalización (UNE), desarrollando normas adecuadas que den respuesta a las necesidades de la industria, el CEM, en el ámbito de la metrología, debe generar el ecosistema técnico y regulatorio necesario para que los sistemas de medida se puedan controlar de manera efectiva por los organismos que llamamos “verificadores de la conformidad”, y estos verificadores deben tener asegurada su competencia técnica, su imparcialidad y su independencia, de acuerdo nuevamente a normas, a través de un proceso de acreditación, que en España lleva a cabo la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

En este sentido se está trabajando en un libro blanco de la infraestructura de la calidad en España, para dar impulso y visibilidad a este trabajo conjunto y a su vez evaluar cómo reforzarlo.

Centrándonos en aspectos más concretos como, por ejemplo, el coche eléctrico que es ya una realidad, aunque todavía existen factores tecnológicos que lo están ralentizando. ¿Cómo puede ayudar la metrología?¿Y respecto a la transición ecológica y la industria 4.0?

El coche eléctrico no será posible sin una potente red de recarga, que necesita, indisolublemente, de un fuerte componente metrológico

Como ya dije anteriormente, la industria 4.0 es uno de los ámbitos de desarrollo exponencial de la metrología. Y también el resto de los elementos transformadores que indica en su pregunta. El coche eléctrico no será posible sin una potente red de recarga, que necesita, indisolublemente, de un fuerte componente metrológico para saber cuánta energía ha sido suministrada al vehículo. En este sentido, se está trabajando en una regulación metrológica de los postes de recarga.  Pero no sólo eso, sino que toda la sensorización de las baterías, y esto es extensible a todos los procesos industriales digitalizados, necesita de una verificación que garantice la trazabilidad de la información que se facilita al usuario. Y qué decir de la transición ecológica, donde la evolución hacia nuevos combustibles como el hidrógeno, la necesidad de integración cada vez mayor de energía renovable y las nuevas formas de movilidad, darán lugar, sin duda, a enormes desarrollos metrológicos en los que, como parte de esa transición, España tiene que liderar a nivel europeo su implementación.

 Es bien sabido que toda revolución industrial ha necesitado la metrología como un apoyo necesario para su desarrollo. ¿Es necesaria también una metrología para la transformación digital, el IoT o la 2ª revolución cuántica?

Sin duda, y en ello se está avanzando desde el CEM y otros organismos nacionales y europeos. Son numerosos los proyectos de colaboración con otros institutos metrológicos nacionales para impulsar esta “nueva metrología”. En este sentido, permítame indicarle que el CEM participa en varias iniciativas europeas dentro de los programas de investigación europeos, el último,  el programa EMPIR, dentro del marco Horizonte 2020 para, precisamente, desarrollar esta metrología del futuro. Como dato, indicarle que a nivel europeo, en los últimos 10 años ya se han desarrollado 19 proyectos relacionados con la digitalización, siendo algunos de los más emblemáticos en curso: Metrología para la Fábrica del Futuro, Metrología europea en la nube, emisión de Certificados Digitales,  e Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático para los servicios metrológicos.

 El impulso de las pymes y del ecosistema emprendedor es una de las prioridades del gobierno, y para ello entre otras medidas se ha de facilitar a emprendedores y empresas su camino hacia la digitalización. La experiencia de confinamiento por la pandemia del COVID-19 ha impulsado de forma generalizada, pero sin preparación, el teletrabajo y el inicio del camino hacia la digitalización. Desde la SG de industria, ¿cómo se está afrontando este cambio de cultura y cómo cree que afectará a la metrología? ¿Cuál es la situación de programas iniciados por el Ministerio como 12 retos para la industria 4.0”? ¿Cómo entra la metrología en estos programas?

Pues permítame aprovechar estas páginas para felicitar a todo el personal de la SG de Industria y de la PYME y de sus empresas y organismos vinculados, incluido el CEM, por la fenomenal adaptación que han realizado a las nuevas formas de trabajar. Máxime teniendo en cuenta que durante esta crisis sanitaria la industria se ha colocado como el principal sector productivo de este país que ha dado respuestas, en tiempo y forma, a las necesidades más urgentes que se han ido planteando para enfrentar la pandemia, desde la puesta en marcha de líneas de fabricación nacional de mascarillas y ropa de protección, hasta la producción de respiradores o gel hidroalcohólico.

Y creo que esta nueva forma de trabajar, a pesar de necesitar ajustes y adaptaciones, ha llegado para quedarse. Hemos comprobado que no hace falta estar toda la jornada laboral en un despacho del Ministerio, sino que lo realmente importante es el trabajo realizado y la calidad con la que éste se realiza.

En el ámbito metrológico, la incidencia puede haber sido más acusada, al tratarse de una disciplina eminentemente práctica y que necesita de pruebas y experimentos para, por ejemplo, hacer verificaciones de cinemómetros o etilómetros. Pero también hay que hacer de la necesidad virtud y explorar nuevas formas de trabajar que permitan, además, una mejor conciliación con la vida familiar.

En cuanto al programa de los “12 retos” o como lo hemos rebautizado “Activa retos industriales”, consistente en que 12 empresas tractoras proponían proyectos innovadores para que 12 startups los llevaran a cabo, ha finalizado recientemente. Ha sido la primera edición del mismo, que lanzamos como piloto a través de la EOI y que ha tenido unos excelentes resultados: 9 “startups” cerraron acuerdos comerciales con las empresas tractoras, lo cual nos ha llevado a impulsar una nueva convocatoria este año y ampliar el número de proyectos. Cualquier proyecto puede participar, siempre que esté vinculado al desarrollo de alguna solución técnica para la implementación de la industria 4.0, con lo que espero que en esta edición podamos disfrutar de algún proyecto vinculado a la metrología.

¿No cree que la metrología debería estar más presente en programas como “Lánzate”, promovido por EOI y Orange? y, en su caso ¿cómo se debería promover su aporte a este y otros programas impulsados por el Gobierno?

Los programas de innovación abierta son una gran oportunidad para el sector industrial y en concreto para las empresas de nueva creación o startups. El programa Lánzate, como también lo puede ser el de retos industriales, supone una bocanada de aire fresco para el sector empresarial y un balón de oxígeno para los emprendedores. De la misma forma que en los 12 retos, la metrología debería estar presente no como medio sino como fin en sí mismo en forma de proyecto finalista. Estamos teniendo un papel activo en diferentes proyectos proponiendo objetivos y esta materia no debe ser una excepción. 

Los programas de innovación abierta son una gran oportunidad para el sector industrial y en concreto para las empresas de nueva creación o startups.

En cuanto al control metrológico del Estado, que afecta muy directamente a la protección de los ciudadanos, tras la publicación de la Orden ICT/155/2020, de 7 de febrero, por la que se regula el control metrológico del Estado de determinados instrumentos de medida, qué nuevas disposiciones tiene el Ministerio en cartera que verán la luz en el medio plazo?

La Orden ICT 155/2020 supone un eslabón más en el proceso de las reformas normativas en España, que inició la Ley 32/2014, de 22 de diciembre, de Metrología y continuó con la promulgación del Real Decreto 244/2016, de 3 de junio que la desarrolló.  Dicha disposición simplifica y homogeneiza en un solo texto normativo 20 normativas especificas relacionadas con el control metrológico del Estado sobre diversos instrumentos de medida, actualiza los requisitos al estado actual de la técnica e introduce nuevos mecanismos que la hacen más flexible y ajustada a las necesidades del mercado, y a la vez permite la incorporación de futuros instrumentos que se sometan al referido control de una forma práctica y sencilla a través de nuevos anexos.

A medio plazo se está trabajando en nuevos anexos sobre instrumentos de medida que se incorporarán a la ICT 155/2020 y en la modificación de los anexos 3 y 4 del Real Decreto para adaptarlos a la tecnología y a la situación actual del mercado de los instrumentos de medida. Por último se quieren revisar algunos aspectos de la actual Ley de Metrología.

 ¿Cómo ve su implementación y futuros desarrollos, así como su incardinación en la vigilancia de mercado?

El texto ha sido ampliamente trabajado en colaboración con las Comunidades Autónomas y representantes de todos los sectores industriales implicados, por lo que su implementación efectiva no debería suponer ninguna dificultad. Es más, el texto articula algunos mecanismos, como la vida útil, que facilitará la implementación del control metrológico en algunos instrumentos de medida. En cualquier caso, la implementación de las regulaciones está constantemente bajo vigilancia y debate en el foro de la Comisión de Metrología Legal del Consejo Superior de Metrología.

Respecto a desarrollos futuros sin duda es necesario seguir incluyendo instrumentos de medida bajo el paraguas del control metrológico al objeto de asegurar el buen funcionamiento de los sistemas, el comercio justo y la competencia leal. Por ejemplo, tal como he dicho antes, se está trabajando en una nueva regulación sobre los contadores de los puntos de recarga de alta potencia para vehículos eléctricos.

La vigilancia del mercado es una pieza básica sobre la que se asienta todo el sistema de la metrología legal

La vigilancia del mercado es una pieza básica sobre la que se asienta todo el sistema de la metrología legal, y sobre todo con un marco legislativo flexible encaminado a la libre comercialización de productos y cada vez más basado en una supervisión ex pos

Esta nueva regulación debe fortalecer y facilitar aún más si cabe la vigilancia del mercado,

La vigilancia del mercado es un pilar básico en un sistema de libre mercado, donde se pone el peso en la responsabilidad de los fabricantes. ¿Cómo se está coordinando este control a nivel europeo y nacional?. 

La vigilancia del mercado es sin duda esencial. Es un aspecto complejo porque sin duda es difícil, pero las administraciones competentes son plenamente conscientes de la necesidad de un control de mercado lo más amplio posible, no solo en el campo metrológico sino en todos los campos.

En este sentido la colaboración del CEM con las Comunidades Autónomas está institucionalizada, y es regular y efectiva.

En el ámbito europeo se publicó en 2019 el reglamento 2019/1020 cuyo objetivo es mejorar los mecanismos de vigilancia de mercado; además existen mecanismos de aviso rápido entre países, de productos incumplidores, pero aun así creo que todavía queda camino por recorrer.

En el ámbito de la metrología europea se participa en el grupo de trabajo nº 5 sobre vigilancia de mercado de WELMEC, organismo que engloba a las diferentes autoridades nacionales de los países europeos en materia de metrología legal y en donde se desarrollan guías e incluso se programan ejercicios de inspección de mercado sobre determinados instrumentos de medida.

Es necesario que entre todos mejoremos el control de incumplidores, porque sin duda la vigilancia del mercado, en los actuales mercados globales, es fundamental para asegurar que la competencia sea leal y que los productos que se ponen en el mercado cumplen los requisitos que se les requiere, todo ello en beneficio y protección de nuestros intereses como ciudadanos y usuarios.

Si pasamos al ámbito internacional ¿Qué opinión le merece la estructura actual de la metrología europea y su evolución hacia nuevos modelos que apuestan por la creación de redes especializadas, como las que están surgiendo en el seno de EURAMET para hacer frente a muchos de los desafíos actuales?. En su opinión ¿cuál será el papel de los Institutos Nacionales de Metrología?

Los retos a los que la sociedad se enfrenta son numerosos, complejos y multisectoriales, y los países y sus institutos nacionales de metrología no pueden enfrentarse solos y con estructuras cerradas, muy enfocadas a la metrología tradicional y sin apenas participación de la industria, universidades, centros de investigación e inversión privada.

Esta realidad pone de manifiesto la necesidad de disponer de nuevas estructuras de coordinación y colaboración, especializadas y con objetivos comunes en las diferentes disciplinas, De esta forma, en Europa se están creando estructuras de “redes” en metrología denominadas “Redes Europeas de Metrología”, que permiten un enfoque diferenciado pero plural en su composición, para abordar los retos facilitando una relación permanente entre los Institutos Nacionales de Metrología y los usuarios de la metrología.

Este tipo de redes serán determinantes para la especialización y la investigación y el desarrollo en la presente década. Su creación e implementación será financiada por el próximo programa europeo Horizonte Europa. En estas estructuras, los Institutos nacionales de metrología constituyen su punto de partida y su mejor activo para el éxito de las mismas.

Para terminar, ¿le gustaría mandar algún mensaje a la comunidad metrológica?

Pues simplemente mucho ánimo ante estos momentos adversos que sufrimos como consecuencia de la crisis sanitaria y esperar que la recuperación venga fuerte y rápido, para continuar desarrollando proyectos y nuevas aplicaciones que faciliten el progreso del estado del bienestar de nuestra sociedad. Y, finalmente, agradecer el trabajo que todos los equipos vienen desarrollando, no siempre en las condiciones más óptimas, y que esperemos vaya a más en los próximos tiempos, con nuevos proyectos, nuevas dotaciones y una mayor sensibilización social con respecto a la metrología.

En nombre de los lectores de e-medida queremos desde aquí agradecer muy sinceramente al Secretario General de Industria, D. Raül Blanco Díaz su disponibilidad y el tiempo dedicado a esta entrevista en momentos tan complicados en plena crisis sanitaria y con una agenda llena de compromisos.

Desde e-medida, les deseamos mucho éxito y acierto en las medidas que su
departamento debe adoptar para facilitar la andadura de la industria española en la llamada “nueva normalidad”.

Sending
Puntuación del usuario
4.11 (9 votos)

La constante de Boltzmann para la nueva definición del kelvin

Next article

Comments

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.