EntrevistaNúmero 9

Joaquín Serra Oliveras. Director de aseguramiento de la calidad de SEAT

0

Ingeniero electrónico y master MBA, con 28 años en el grupo VW, estando vinculado desde 1986 a puestos de gerencia y responsabilidad relacionados con la calidad dentro del Grupo. En 2014 asumió el puesto de Director de Calidad de SEAT.

SEAT se fundó en 1950 por el Instituto Nacional de Industria con el objetivo de motorizar la España de la posguerra. A día de hoy, es la única compañía con capacidad para diseñar, desarrollar, fabricar y comercializar automóviles en España.

Integrada en el Grupo Volkswagen en el año 1986, la multinacional, con sede en Martorell (Barcelona), exporta más del 80% de sus vehículos y está presente en 75 países, siendo Alemania y España sus principales mercados.

En 2014, SEAT alcanzó un volumen de negocio de casi 7 500 millones de euros, la cifra más alta de su historia, con unas ventas mundiales de 390 500 unidades. De hecho, la producción de vehículos en la planta de Martorell, en la que también se fabrica el Audi Q3, ascendió en 2014 a 440 000 coches, cifra que supera la producción de turismos en toda Italia ese mismo año.

El Grupo SEAT cuenta con más de 14 000 profesionales y tiene tres centros de producción: Barcelona, El Prat de Llobregat y Martorell, donde fabrica los exitosos Ibiza y León. Además, la compañía produce el Alhambra en Portugal, el Mii en Eslovaquia y el Toledo en la República Checa. < La multinacional cuenta con un Centro Técnico que este año ha celebrado su 40 aniversario y se configura como una plataforma del conocimiento que acoge a cerca de 1 000 ingenieros orientados a impulsar la innovación del primer inversor industrial en I+D+i de España. En 2015, Seat ha conseguido múltiples reconocimientos que confirman la buena trayectoria de la compañía. Cabe destacar el premio Q-Innovauto, concedido por la Asociación Española por la Calidad (AEC), el primer puesto en la encuesta NEVQS (New European Vehicle Quality Survey) reconociendo a SEAT como la Marca con más alta satisfacción de los clientes en Alemania y el premio Lean & Green para la fábrica de Martorell por su gestión medioambiental y sistema de producción eficiente. También el Audi Q3, modelo premium fábricado en Martorell, fue galardonado con los Premios JD Power y Customer Reports a la mejor calidad de su segmento (A-SUV compacto) en el exigente mercado de Estados Unidos.

Sr. Serra, en primer lugar le agradecemos su cortesía al concedernos la entrevista y darnos la oportunidad de conocer algo más de SEAT. Aprovechamos para felicitarles por la reciente obtención, con motivo del Congreso de Calidad en la Automoción, del premio Q-INNOVAUTO,  al trabajo presentado que trataba precisamente de las nuevas técnicas de medición aplicadas al vehículo.

¿Cómo está organizada la técnica de medición en SEAT? ¿En qué medida recurren a laboratorios externos?

En SEAT todo lo relativo a medición se encuentra centralizado en el departamento de Técnica de Medición.

Este departamento se divide en diferentes servicios: medición de piezas de fabricación interna en Martorell, medición de piezas de fabricación interna en Zona Franca, medición de piezas de proveedores, metrología, medición de vehículo completo y el centro de Cubing y Meisterbock (proceso de medición y ajuste para la preparación de lanzamientos de nuevos modelos).

No subcontratamos mediciones, pero nos apoyamos frecuentemente en las mediciones de nuestros proveedores. Solo utilizamos laboratorios externos para la calibración de algunos de nuestros equipos.

SEAT ha decidido hacer de la precisión, la perfección y el amor por el detalle un valor de la marca, por lo que nos apoyamos en la técnica de medición desde el inicio de cada proyecto para lograrlo.

¿Qué importancia cree usted que tiene la técnica de medición en la calidad del coche acabado?

El automóvil es un puzle de muchas piezas. Para que todo encaje a la perfección, necesitamos conseguir ajustes de piezas perfectos de forma que las líneas de estilo fluyan de forma armónica.

SEAT ha decidido hacer de la precisión, la perfección y el amor por el detalle un valor de la marca, por lo que nos apoyamos en la técnica de medición desde el inicio de cada proyecto para lograrlo.

¿Qué riesgos para el cliente puede suponer un producto fuera de especificación dimensional?

El automóvil es una máquina que necesita precisión para funcionar. En SEAT trabajamos con ajustes y tolerancias, no solo para que el motor o el chasis tengan un comportamiento dinámico perfecto, sino también para que las piezas encajen de forma óptima, consiguiendo así una imagen de armonía y solidez.

Normalmente, en lo relativo al aspecto exterior del vehículo (enrases, holguras, ajustes) ¿cuáles son las tolerancias que aplican en sus desarrollos?

Medimos con una exactitud de 1 décima de milímetro, y la tolerancia oscila entre las 2 y 5 décimas de milímetro. Para tener una idea de magnitudes, el grosor de un folio de papel es de aproximadamente 1 décima de milímetro.

Obviamente, cuando hablamos de ajuste de piezas de motor, como por ejemplo el mecanizado del bulón de biela, entonces las tolerancias que aplicamos son de micrómetros.

Tradicionalmente en la metrología de la industria del metal y en el sector de la automoción pensamos en longitud o en masa. Sin embargo la construcción de un automóvil exige considerar muchas otras magnitudes. ¿Cuáles son y qué importancia tienen para SEAT?

En el automóvil no solo medimos longitud y masa, sino también el color en base a su longitud de onda, velocidad, aceleración, consumo, volumen, ruido, par de fuerza, temperatura, intensidad, tensión, etc.

De hecho, dado que el coche es el producto industrial más complejo que se fabrica en serie en línea de producción, lo difícil es encontrar una magnitud que no sea utilizada. Incluso utilizamos mediciones de radiación para proteger a nuestros analistas que trabajan con equipos de análisis de rayos x.

El sector del automóvil ha sido uno de los pioneros en incorporar la medición dentro de la línea de producción, significando esto una ruptura tecnológica y de cultura dentro de las propias empresas. ¿Cómo lo ha afrontado SEAT y que resultados se han podido apreciar desde su implantación?

En el pasado, la medición se realizaba después de fabricar, lo que implicaba que se podían generar productos fuera de especificaciones.< El salto tecnológico consiste en la medición directa en la línea, es decir, medimos a la vez que fabricamos. La medida in-line detecta una tendencia al error antes de que este se produzca y antes que el producto se haya procesado por completo. De esta forma, podemos regular el proceso antes de que llegue a producir productos no conformes.

¿Cómo se miden en SEAT productos blandos o transparentes?

En el caso de materiales blandos usamos tecnología óptica para no deformar las piezas al palparlas con el cabezal de contacto.

Para productos transparentes, antes era necesario utilizarla medición táctil o recubrir el objeto para convertirlo en opaco, antes de poder utilizarla medición óptica. Actualmente estamos desarrollando una nueva tecnología que permite medir ópticamente piezas transparentes sin necesidad de opacar la superficie, lo que permite reutilizar la pieza en posteriores análisis después de medirla.

La medición tal y como la entendemos ahora, off-line y en laboratorio, se dedicará básicamente al análisis de problemas o a las pruebas de contrastación de especificaciones entre cliente y proveedor.

Hablando de temas más generales ¿Cómo ve el futuro de la cadena de trazabilidad en la industria? ¿Cree que la pirámide metrológica funcionará de forma similar a la de ahora, es decir, encadenando laboratorios de calibración, o por contra se aproximará de alguna manera la trazabilidad de los equipos industriales a los patrones, acortando así las cadenas de calibración?

La calibración deberá adaptarse a un sector orientado al just in time y a la medición in-line. El camino ha de ser, por tanto, referenciarnos directamente a patrones nacionales e internacionales, sin pasar por intermediarios, evitando así pérdidas de tiempo e ineficiencias.

El proceso deberá optimizarse, pero siempre vamos a necesitar una calibración que nos garantice la exactitud de las mediciones.<

¿Cómo ve el futuro de la metrología en la industria? ¿Cómo piensa que evolucionará cualitativamente la demanda de trazabilidad? ¿Cómo se van a expandir los campos menos tradicionales como la metrología química o los materiales de referencia?

La medición tal y como la entendemos ahora, off-line y en laboratorio, se dedicará básicamente al análisis de problemas o a las pruebas de contrastación de especificaciones entre cliente y proveedor.

El futuro se encuentra en la medición directa en los procesos y, conforme el coste de medir disminuya, se tenderá a comprobar las características fundamentales del producto al 100%, guardando registro de los resultados.

Esta medición directa en los procesos, trae consigo la necesidad de obtener la calibración de las instalaciones de una forma más rápida y directamente en la línea, por lo que deben preverse nuevos sistemas de calibración que satisfagan esta necesidad. Este concepto es válido, no solo en la medición dimensional, sino en todas las áreas de la metrología.

En nombre de todos nuestros lectores de e-medida le agradecemos el tiempo que nos ha dedicado y la interesante información aportada y aprovechamos para desearles un año 2016 lleno de éxitos y nuevos desarrollos

Sending
User Review
0 (0 votes)

Relojes ópticos

Previous article

Editorial

Next article

Comments

Leave a reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Login/Sign up