EntrevistaNúmero 20

Entrevista a Beatriz Rivera, Directora General de la Entidad Nacional de Acreditación

0

La Entidad Nacional de Acreditación – ENAC – es la entidad designada por el Gobierno para operar en España como el único Organismo Nacional de Acreditación. Su funcionamiento se asienta en cinco principios fundamentales: ausencia de ánimo de lucro, independencia, no competencia, evaluación internacional y reconocimiento mutuo.

La acreditación es la herramienta establecida a escala internacional para generar confianza sobre la correcta ejecución de un determinado tipo de actividades denominadas Actividades de Evaluación de la Conformidad y que incluyen ensayo, calibración, inspección, certificación o verificación, entre otras. En general, cualquier actividad que tenga por objeto evaluar si un producto, servicio, sistema, instalación, etc. es conforme con ciertos requisitos puede estar sujeta a acreditación. Dichos requisitos pueden estar establecidos por ley y tener, por tanto, carácter reglamentario o estar especificados en normas, especificaciones u otros documentos de carácter voluntario.

La acreditación junto con la normalización y la metrología, representados por ENAC, UNE y CEM, son los tres pilares en los que se sustenta la infraestructura de la calidad en España.

Estimada Beatriz, muchas gracias por acceder a esta entrevista para nuestra revista electrónica e-medida y dedicarnos parte de su tiempo.

En primer lugar, y para centrar esta entrevista, ¿podría explicarnos brevemente los objetivos y ventajas que aporta para un país disponer de un sistema de acreditación maduro y reconocido como el que representa ENAC? 

Muchas gracias a vosotros. Hoy día los productos y servicios deben demostrar que son seguros y fiables y que cumplen tanto los requisitos reglamentarios aplicables como los que establece el propio mercado y, para ello, deben someterse a procesos de evaluación y control que consisten, entre otros, en la realización de ensayos, calibraciones, auditorías o inspecciones. 

En cualquier caso, el valor de estas actividades de evaluación depende en gran medida de la competencia técnica y la credibilidad de quienes las realizan y de la confianza que las autoridades, los  mercados y la sociedad en general tenga en ellos; para lograr esa confianza y credibilidad, a nivel global, se ha establecido un mecanismo independiente y riguroso que garantice la competencia técnica de dichos organismos y su sujeción a normas de carácter internacional: la acreditación. 

El principal objetivo de la acreditación es, por tanto, aportar confianza tanto al mercado en general como a las autoridades en la información que reciben sobre la conformidad de los productos y servicios.

Intentando resumir la idea en una frase podríamos decir que la acreditación tiene como objetivo que la confianza depositada en productos y servicios esté justificada.

…la acreditación tiene como objetivo que la confianza depositada en productos y servicios esté justificada.

Como directora general de ENAC casi desde su fundación, ¿cómo valora su evolución en los últimos 20 años? ¿Cuál es la situación actual de la acreditación en España? 

En mi opinión, el sistema de acreditación en España ha sido un éxito desde todos los puntos de vista, pasando en estos últimos veinte años de ser una entidad pequeña y con un campo de actividad muy enfocado al sector industrial y al agroalimentario a ser lo que es hoy, una entidad que goza de un gran prestigio tanto nacional como internacional, y que opera en la práctica totalidad de las áreas de actividad técnica y económica. Creo sinceramente que una parte fundamental de ese éxito se lo debemos a las personas que en su momento, hace ya más de 30 años, tuvieron la visión de optar por un modelo de entidad de acreditación para nuestro país que, con el tiempo, ha sido el modelo establecido por la Comisión en todos los estados de la Unión y que nos ha facilitado enormemente el camino a los que hemos tenido el honor y la responsabilidad de dirigir este proyecto.  

Más en detalle, en la actualidad, ENAC tiene más de 1 800 evaluadores acreditados, lo que reporta a la economía española un gran valor en términos de seguridad de los productos y servicios puestos a disposición de los consumidores, flexibilidad y agilidad de las políticas públicas, limitación de los obstáculos a la exportación e importación y competitividad de las empresas, sobre todo, de las pymes, sin comprometer el rigor, lo que pone en marcha todos los beneficios de los mercados competitivos aumentando la transparencia y la simetría en la información de la que disponen todos los agentes del mercado, independientemente de su tamaño, capacidad económica y localización geográfica.  

Los beneficiarios de estos servicios de evaluación acreditados son tanto los propios evaluadores como las empresas que necesitan de sus servicios, así como la Administración Pública y, en última instancia, los consumidores finales.  

La acreditación es una herramienta fundamental para la evaluación de la competencia técnica de los agentes que intervienen en los procedimientos de evaluación de la conformidad en metrología legal. Actualmente se está discutiendo la necesidad de actualizar algunos de los procedimientos de evaluación de la conformidad para adaptarlos a la realidad tecnológica (big data, archivos en la nube, inteligencia artificial, …). ¿Cómo considera que deba evolucionar la acreditación para acompañar esta actualización?

Personalmente, estoy convencida de que estamos en un momento crucial tanto para la acreditación como para la evaluación de la conformidad y que la revolución digital va a transformar de manera fundamental cómo se afronta esta actividad. ENAC debe ser capaz en todo momento de acompasar su paso a los diferentes cambios y desarrollos que se van produciendo en el campo de la evaluación de la conformidad y, de manera indirecta, a los que se producen en los diferentes sectores en los que operamos. Así ha sido en toda la andadura de ENAC y así debe seguir siendo ahora al afrontar esta nueva revolución digital. 

En este sentido, hace tiempo que pusimos los medios por lo que, en la actualidad, estamos perfectamente preparados y contamos con personal muy formado para afrontar este tipo de desarrollos. De hecho, ENAC está jugando un papel muy relevante en varios desarrollos promovidos por la Comisión Europea en cuestiones que tienen que ver con ciberseguridad e inteligencia artificial y colaboramos de manera muy intensa con organizaciones de gran prestigio en estos sectores como puede ser el Centro Criptológico Nacional, lo cual, como he dicho, nos permite disponer de la competencia y la expertise necesaria para poder acompañar a los evaluadores de la conformidad en este tipo de retos. 

…ENAC está jugando un papel muy relevante en varios desarrollos promovidos por la Comisión Europea en cuestiones que tienen que ver con ciberseguridad e inteligencia artificial…

Y en lo que respecta a ENAC, ¿cómo está afrontando la entidad este reto de la digitalización? ¿está la digitalización siendo una ayuda? ¿Qué tipo de herramientas están empleando para optimizar y mejorar la eficiencia de su trabajo diario?

La utilización de nuevas tecnologías ha sido desde hace años una prioridad para nosotros porque veíamos en ellas una enorme oportunidad para poder solucionar y dar respuesta a las expectativas y retos que nos planteaba nuestros clientes, ya fueran los solicitantes de la acreditación o sus usuarios. Hemos dedicado muchos recursos a ello, lo que nos ha permitido, gracias, por supuesto, a contar con un excelente equipo, ser en la actualidad una de las entidades de referencia en Europa en estos aspectos. 

Nuestro objetivo inicial fue la gestión integral del proceso de acreditación on-line y, gracias a ello, pudimos seguir ofreciendo sin interrupción el servicio de acreditación incluso en los momentos más duros de la pandemia; también pudimos incorporar, de manera muy rápida, las evaluaciones en remoto, de forma que, en la actualidad, hemos consolidado un modelo de evaluación híbrido que combina evaluaciones presenciales con las nuevas técnicas de evaluación en remoto, que aportan un alto grado de flexibilidad y seguridad sin disminuir en ningún caso el rigor de las evaluaciones y la integridad del proceso. Y esto puede ser solo el comienzo, ya estamos analizando nuevas tecnologías que están apareciendo en el mercado y que creemos que podrán incorporarse también al proceso de evaluación en el futuro. 

Y, ¿hacia dónde se dirige ENAC? ¿Cómo prevé que serán los próximos veinte años? ¿Qué nuevos campos de actuación ve en el futuro?

ENAC debe dirigirse hacia donde le lleve la actividad económica, la regulación y la sociedad. La acreditación debe mantenerse como una herramienta al servicio de esos tres agentes que son los que, con su actividad y, sobre todo, con su necesidad de disponer de información fiable, hacen necesaria y reclaman la acreditación. El papel de ENAC debe ser mantener un alto nivel de exigencia y de prestigio, de forma que las acreditaciones que concedemos sean fiables y así sean percibidas por todos los agentes involucrados.

Por esa razón, aunque en ocasiones sí es posible prever nuevos campos de actuación, la digitalización y ciberseguridad que mencionaba en la pregunta anterior serían un buen ejemplo de ello, lo habitual es que el acreditador deba ser capaz de reaccionar rápido porque la actividad puede surgir en sectores insospechados. Por poner algún ejemplo, en la actualidad tenemos esquemas de acreditación en actividades del mundo jurídico como pueden ser el compliance penal o el blanqueo de capitales, lo cual era totalmente impensable dos o tres años atrás, y este mismo año hemos lanzado un esquema de acreditación para dar apoyo a la administración pública en la concesión de ayudas asociadas a los fondos Next Generation de la Unión Europea.

Por eso creo que lo fundamental es que el organismo de acreditación sea flexible y esté muy ligado a las necesidades de los tres agentes que nos gobiernan y que ya he citado: empresa, regulador y sociedad.

…lo fundamental es que el organismo de acreditación sea flexible y esté muy ligado a las necesidades de los tres agentes que nos gobiernan y que ya he citado: empresa, regulador y sociedad.

¿Considera que la sociedad española está concienciada del valor y la necesidad de contar con una entidad nacional de acreditación como ENAC? ¿Llevan a cabo actividades para incrementar la percepción social de la acreditación y su necesidad, así como del papel de ENAC en la infraestructura de la calidad?

A pesar de los enormes avances que hemos observado en los últimos años, en mi opinión aún queda mucho trabajo por hacer para concienciar a la sociedad de las ventajas de la evaluación de la conformidad acreditada. El nivel de conocimiento y reconocimiento de ENAC es en la actualidad alto, si bien no en todos los sectores, por lo que invertimos mucho esfuerzo y recursos en llegar con un mensaje lo más claro posible allí donde aún somos poco conocidos. Para lograr este fin, además de las actividades propias de comunicación (revista de ENAC, relación con los medios de comunicación, actividad en redes sociales, etc.) hemos considerado siempre que era primordial mantener sólidos vínculos institucionales con las diferentes partes interesadas en las actividades de acreditación como son, además de la administración, asociaciones científicas, industriales y técnicas entre las que se encuentran el CEM, el CSIC, las principales universidades, sociedades científicas, CEOE, CEPYME, etc. Mantener un elevado nivel de colaboración y comunicación con todas las partes interesadas ha sido para nosotros no solo una prioridad sino una necesidad ya que entendemos que ningún sistema de acreditación puede cumplir su objetivo sin escuchar de manera constante a todos los intereses involucrados. 

De igual forma, ENAC mantiene una activa y estrecha relación institucional y técnica con la Administración Pública a todos los niveles, nacional, autonómico y local, y en la práctica totalidad de los sectores económicos. Hoy en día, las acreditaciones de ENAC son exigidas o aceptadas cada vez más en numerosas áreas de la Administración: seguridad industrial, salud pública, protección medioambiental, control de alimentos, defensa, telecomunicaciones, fomento, etc. Prueba de este interés por la acreditación por parte de la Administración son las más de 200 disposiciones nacionales y autonómicas, así como las más de 100 a nivel europeo que incorporan la acreditación y los servicios acreditados entre sus requerimientos y recomendaciones.

Otra vía por la que estamos apostando, y que consideramos de un gran valor para concienciar a la sociedad, es la formación. Así surgió Campus ENAC, un servicio de formación cuyo objetivo es extender el conocimiento de las normas utilizadas en los procesos de acreditación y contribuir a la concienciación y generación de confianza en el mercado y fortalecer la infraestructura de calidad. Tras 5 años de andadura, podemos decir que el servicio se ha consolidado y que su oferta formativa, que es impartida por el equipo técnico de ENAC, continúa creciendo año tras año habiendo formado ya a más de 500 profesionales. 

Entre el CEM y ENAC ha existido siempre una estrecha colaboración. ¿De qué manera ha contribuido el CEM en la evolución de la acreditación y, en concreto, en los logros de ENAC?

En efecto, el CEM y ENAC como dos de los tres pilares que fundamentan la infraestructura de la calidad junto con el organismo nacional de normalización, UNE, han venido colaborando de manera estrechísima desde que ENAC empieza su actividad. Una colaboración que se ha desarrollado tanto a nivel institucional como técnico y, en este último, el papel del CEM ha sido y es vital en el desarrollo y perfeccionamiento tanto del esquema de acreditación de laboratorios de calibración como del de metrología legal, tanto por su papel central en los diferentes comités de calibración como por la participación del personal del CEM, de altísima capacitación profesional, como expertos en los equipos auditores de ENAC.

Por otra parte, esta cooperación extiende sus efectos también a actividades conjuntas de comunicación y formación que han conseguido que conceptos como la trazabilidad metrológica o la estimación de incertidumbre, que tienen un valor fundamental para que un país cuente con sistemas de medida fiables, sean a día de hoy conocidos y entendidos por los técnicos de empresas y laboratorios de ensayo, lo cual redunda en una mejora sustancial de la calidad de los productos fabricados en España.

Por su parte, la colaboración en la acreditación de los agentes que vigilan el cumplimiento con los requisitos de metrología legal ha servido de manera notable a que en España se desarrolle un sistema de metrología legal que aporta confianza y seguridad tanto a empresas como a consumidores.

De nuevo, déjenos agradecerle el tiempo dedicado a esta entrevista y felicitarla por su labor al frente de ENAC, posicionándola como una entidad de reconocido prestigio tanto nacional como internacionalmente.

Sending
Puntuación del usuario
5 (3 votos)

Corrección de la curva de gasto del Canal del Atazar de Canal de Isabel II. Ajuste de la precisión en la medida de caudal en régimen de lámina libre. Parte II

Next article

Comments

Leave a reply

Login/Sign up